Otras  radiaciones  nocivas

 

 

E l e c t r i c i d a d   e s t á t i c a

 

La electricidad estática es la acumulación de carga positiva (por falta de electrones) o negativa (por exceso de electrones) en cualquier espacio o ambiente.
Los materiales, conductores o no conductores, que no están ‘derivados a tierra’, tienen la capacidad de absorber y retener una carga o potencial eléctrico, pudiendo llegar a adquirir varios miles de voltios.

Existen dos maneras básicas de que un material se cargue electrostáticamente, lo que supondrá que el material tenga un exceso o defecto de electrones, encontrándose por tanto eléctricamente desequilibrado:

Efecto Triboeléctrico
El simple contacto y posterior separación de dos superficies provoca un intercambio de electrones entre una a otra superficie, con lo que una de ellas queda cargada positivamente y la otra negativamente.

Polarización
Todo material cargado está rodeado de un campo electromagnético. Un material que sea conductor y esté ‘puesto a tierra’, bajo la influencia de este campo puede adquirir una carga.

Si se acerca o se pone en contacto un material cargado con otro que tenga la posibilidad de aceptar o ceder electrones, se producirá un flujo instantáneo de estos; este flujo se denomina descarga y adopta normalmente la forma de una chispa.

Un material u objeto cargado tiene a su alrededor un campo electromagnético estacionario que lo envuelve. Un conductor que se desplace a través de este campo, o un campo que se desplace a través de un conductor, induce el flujo de una corriente eléctrica a través del conductor. Es lo que se denomina «inducción electromagnética».

Cuando un objeto electrostáticamente cargado se descarga, la chispa emitida genera un campo electromagnético en movimiento. Es lo que denominamos «Tensión RF».

La eliminación de la carga electroestática da un objeto o material aislante se realiza mediante su neutralización con iones. Una solución puede ser el uso de un ionizador de aire bipolar que suministre un flujo constante ionizado con iones positivos y negativos.

Las tres fuentes que pueden generar electricidad estática son:

·Las Personas (cuerpo, ropa,…)
·El Entorno (suelo, superficie de trabajo, rejillas de ventilación,…)
·Los Materiales (herramientas, materiales de embalaje,…)

Una persona puede ‘sentir’ una descarga electrostática a partir de 3.000 voltios; a partir de 5.000 voltios la podemos ‘escuchar’, y a partir de 10.000 voltios la podemos ‘ver’.

 

 

L i n e a s   d e   a l t a   t e n s i ó n

Ante todo hay que recordar que la nocividad de una corriente eléctrica aumenta con su voltaje (tensión o diferencia de potencial).

Podemos clasificar las líneas de alta tensión según su voltaje, en:

Centros de transformación: Inferior a 1.000 voltios
3ª categoría:   de 1.000 a 30.000 voltios
2ª categoría:   de 30.000 a 66.000 voltios
1ª categoría:   de 66.000 a 220.000 voltios
Categoría especial:   Superior a 220.000 voltios

Los efectos de los campos electromagnéticos de extremada baja frecuencia, especialmente los producidos por líneas de alta tensión, suponen distintos trastornos y enfermedades.

Las líneas eléctricas producen fuertes campos electromagnéticos, motivo por el cual se debe evitar construir o vivir en las cercanías de líneas eléctricas, especialmente las de alta tensión.

A nivel orientativo, como medida de precaución, podríamos decir que la distancia de seguridad que deberíamos adoptar entre nuestra vivienda y una línea de alta tensión sería de 5 metros por cada 1.000 voltios.

 

E n e r g í a   n u c l e a r

 

Es evidente que la energía nuclear es hoy día una importante fuente de obtención de energía eléctrica, térmica y mecánica, pero también constituye una de las fuentes de problemas más poderosas y amenazantes.

La radiactividad de las centrales nucleares y de los laboratorios que trabajan en el mismo sentido desintegrador tiene una virulencia que llega a afectar y variar la ‘naturaleza’ de las cosas, de los animales y de las personas. Ataca a la genética de los seres vivos, creando un medio altamente desfavorable para el desarrollo normal de la vida

Se sabe que un lugar contaminado con energía nuclear lo seguirá estando durante siglos. Cualquiera puede ser consciente de la peligrosidad real de la acción de la radiactividad sobre los seres vivos si busca un poco de información respecto a algunos accidentes nucleares cómo: el accidente de la central de Harrisburg (USA); las explosiones experimentales de las bombas atómicas y de hidrógeno; Chernobil; la fuga radiactiva a la central militar de Windscale (Inglaterra) provocada por un incendio en 1957; los secretos de la Hague, donde se sabe que existe un enorme almacén radiactivo internacional; etc..

 

 

M u e b l e s   y   o b j e t o s

 

Formas, materiales,...: Se deberían evitar los muebles metálicos, ya que generan inducción electromagnética, los de materiales plásticos (electricidad estática), y los que poseen ángulos demasiado vivos (rectos o agudos), ya que estos ángulos proyectan Emisiones de Forma siguiendo su línea bisectriz.
Siempre habría que situar el mobiliario a lo largo de las paredes y no en las esquinas.

Los situados en los rincones pueden emitir por sus ángulos radiación nociva que después es reflejada por las paredes, originando una especie de ‘cascada’ en el interior de cualquier sala.

 

Máscaras africanas: ¡La gente no es consciente de a lo que se expone situando figuras de este tipo en cualquier pared de su casa!

No son extraños los casos de viviendas donde, como consecuencia de figuras de este tipo, sus habitantes sufren pesadillas, accidentes domésticos u otros tipos de afectaciones, que incluso pueden afectar al hecho que cada vez les visiten menos los amigos (sin razón aparente), o llegar a tener una sensación de tristeza general dentro de su propia casa.

 

Las joyas: Las joyas, especialmente las más caras, suelen traen incorporadas piedras preciosas; a menudo estas piedras son receptáculos de energía y van acumulando fuerza con el paso de los años (o siglos). Su influencia puede ser mala o beneficiosa. En los casos en que sean perjudiciales es posible que su historia (que básicamente consistiría a pasar de un propietario a otro) estuviera llena de hechos sangrientos, de asesinatos, etc., pudiendo provocar al nuevo propietario malestares sin causa aparente, pérdida de peso y ‘fuerzas’, languidez, etc.

Cuando las piedras son benéficas se pueden observar los efectos contrarios: ausencia de pena o dolor en el momento de la muerte, bienestar general, etc…

 

Elementos decorativos perversos: Excepto en casos muy particulares, las obras de arte no suelen ser emisoras de Ondas Nocivas como consecuencia de la voluntad de sus creadores, pero sí pueden serlo a causa de su forma, sus colores, su fabricación, o incluso por los elementos psíquicos con los cuales han sido impregnadas de manera inconsciente, como podría ser en ciertos casos de obras de artistas desequilibrados, delirantes, sin intenciones puras o altruistas.

Este tipo de obras pueden ejercer una acción despolarizante, y pueden llegar a afectar el campo vital de la persona que ha adquirido la obra. Se debe tener en consideración, por tanto, la nocividad que pueden irradiar todo tipo de representaciones diabólicas e infernales; en este sentido el arte abstracto suele ser mucho más perjudicial que el figurativo.

El ambiente de una vivienda puede ser modificado por cosas muy sencillas, simplemente cambiando de lugar un mueble, un cuadro o un simple espejo. Cualquier pequeño cambio puede suponer una variación importante en cuanto a la emisión de Ondas Nocivas.

 

Tejidos y ropa: Dentro de cualquier inmueble encontramos muchos elementos de tipo textil, no sólo la ropa propia de las personas, sino cortinas, alfombras, sábanas, mantas, toallas, y un largo etcétera.

Algunas ropas hechas de fibras sintéticas son por su propia naturaleza nocivas; la solución sería volver a las fibras naturales: el algodón, la lana, el lino, etc.
Es evidente que no todos los productos sintéticos son forzosamente nocivos, pero es mejor tomar precauciones con ellos.

Hay que tener cuidado con la ropa de ‘segunda mano’ y otros tipos de objetos, como pueden ser instrumentos musicales antiguos, etc..., ya que podrían estar ‘impregnados’ de Ondas Nocivas emitidas, por ejemplo, por un enfermo grave (propietario anterior); no se trata en absoluto de microbios, ni bacterias, ni cosas así, sino más bien de lo que podríamos denominar ‘el aura’ del sujeto enfermo que fue su propietario anterior.

A lo largo de su historia estos objetos se van ‘cargando’ y a veces emiten influencias negativas, bien a cualquier persona que pueda ser el nuevo propietario o sólo para cierta persona en particular.

 

Ondas nocivas abstractas: Son toda ua serie de posibles fuentes de O.N. como los compensadores o neutralizadores mal regulados, las casas alquímicas, las antiguas encomiendas templarias, los edificios o lugares masónicos, los antiguos templos satánicos, los lugares donde se han llevado a cabo misas negras, los animales y las plantas vehiculares de cargas maléficas, las maldiciones, la brujería, el vampirismo, la ‘memoria de las paredes’, etc…

....¿has 'notado' algo simplemente mirando con atención alguna de estas imágenes?....

 

 

 

j o a n    a r b o l e d a s

geobiólogo, ingeniero de edificación y arquitecto técnico

617222739  ·  lamartinablanca@gmail.com