El buen 'lugar'...

 

 

La mayoría de nosotros pasamos casi un 90% de nuestra vida dentro de edificios; un tercio de ella lo pasamos en la cama y otro tercio en nuestro lugar de trabajo.

Es por tanto imprescindible que los lugares donde pasamos todo este tiempo no nos provoquen problemas de salud.

Hay que procurar, por tanto, que nuestro entorno sea acogedor y saludable.

Pero no todo el mundo es consciente de los efectos nocivos que sufrimos como consecuencia de las radiaciones de origen natural y artificial que provienen de nuestro entorno y que nos acaban afectando.

Además de a las nocivas radiaciones de origen artificial, tanto de alta frecuencia (antenas de telefonía, móviles, wifi, radares,…) como de baja frecuencia (torres de alta tensión, instalación eléctrica doméstica, electrodomésticos, etc…), estamos continuamente sometidos a los efectos de las radiaciones de origen natural.

Así como las radiaciones cósmicas son perjudiciales por ser ionizantes, otras radiaciones de origen telúrico pueden llegar a ser también nocivas si se ven alteradas por fenómenos naturales como corrientes de agua subterránea, cavidades, discontinuidades del terreno, etc…

Así pues, entre otras causas, la salud y el bienestar de las personas están directamente relacionados con la configuración del subsuelo sobre el que se encuentran.

 

Es imprescindible, por tanto, que nuestro lugar de descanso y de trabajo, no sean espacios que por cuestiones geobiológicas puedan acabar perjudicando nuestra salud.

No hay duda que el hecho de dormir o trabajar en un espacio o lugar geopático, situado sobre la vertical de una corriente de agua subterránea, de una discontinuidad del terreno, o afectado por cualquier otro tipo de geopatía, es la causa de muchas de las enfermedades y dolencias que sufrimos.

Es evidente que el lugar donde vivimos afecta, de forma u otra, a nuestra salud.

Es imprescindible conocer la ubicación del lugar concreto en el que se ubica nuestra casa respecto a las diferentes radiaciones naturales y artificiales del entorno, con el fin de poder diseñar nuestro hogar, o redistribuirlo, de manera que no afecte a nuestra salud.

Igualmente ocurre con nuestro lugar de trabajo o con cualquier otro entorno en el que pasemos largos periodos de tiempo.

No todo el mundo se ve igualmente afectado por los efectos de un entorno o lugar geopático; hay personas especialmente sensibles, como los niños, que sufren más los efectos perjudiciales de estos lugares.

Cada día somos más los que conocemos el hecho que el lugar donde vivimos afecta nuestra salud.

 

 

 

Existe una ciencia, la Geobiología, que estudia y analiza todos aquellos aspectos del terreno, los edificios y su entorno, que influyen en nuestra salud y calidad de vida, pudiendo así buscar una solución para cada caso.

Un estudio geobiológico realizado por un verdadero profesional transformará nuestro hogar o cualquier otro espacio en un entorno saludable, donde podamos disfrutar de una buena salud y una mejor calidad de vida.

Hay muchas enfermedades y dolencias relacionadas con entornos alterados o geopáticos.
No todo el mundo se ve afectado por igual, ni en el mismo plazo de tiempo; eso dependerá de la sensibilidad de cada uno de nosotros.

A veces, sin saber bien por qué, notamos que no estamos a gusto en ‘nuestro espacio’. Son sensaciones sutiles, pero reales, que nos indican que estamos en un lugar geopático, y que está afectando a nuestra salud o al buen funcionamiento de nuestro hogar o negocio.

Siempre deberíamos realizar un ‘Estudio Geobiológico’ de aquellos lugares en los cuales pasamos la mayor parte de nuestro tiempo, conociendo así las posibles anomalías geobiológicas existentes y pudiendo adoptar las soluciones necesarias para conseguir que nuestra salud no se vea afectada por las radiaciones naturales y artificiales existentes en cada lugar.
En la mayoría de casos las soluciones suelen ser muy sencillas; podría ser suficiente un simple cambio de distribución de parte del mobiliario...

 

Es fácil, ...sólo hay que saber dónde está... ‘el buen lugar’.

 

 

 

j o a n    a r b o l e d a s

geobiólogo, ingeniero de edificación y arquitecto técnico

617222739  ·  lamartinablanca@gmail.com